logo nuevo

¿Qué es la Directiva sobre pesos y dimensiones? Europa avanza hacia camiones de emisión cero.

Que-es-la-Directiva-sobre-pesos-y-dimensiones
Tabla de contenidos

La Directiva 96/53/CE, sobre pesos y dimensiones, establece los pesos y las dimensiones máximos permitidos (longitud, anchura y altura) para los vehículos pesados, como los camiones y los autobuses, que circulan por las carreteras de la UE. Estos vehículos pesados desempeñan un papel clave en el transporte de mercancías y personas, que a su vez posibilita el comercio, el crecimiento económico y el empleo. 

En 2020, el sector del transporte de mercancías por carretera representó más del 53 % del total de las mercancías transportadas dentro de la UE, y la actividad de transporte en autobús y autocar representó el 6,6 % de todo el transporte de pasajeros. Aunque el sector del transporte por carretera aporta importantes beneficios económicos y sociales, también tiene repercusiones negativas en el medio ambiente. Los vehículos pesados son responsables del 28 % de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte por carretera (el 6 % de las emisiones totales de la UE). También son una fuente de emisiones de monóxido de nitrógeno (que en 2020 representaron el 34 % de las emisiones procedentes del transporte por carretera) y de otros contaminantes atmosféricos, como las partículas en suspensión. 

Las normas comunes establecidas por la Directiva tienen como objetivo principal garantizar la libre circulación de mercancías y la competencia leal entre los transportistas por carretera dentro del mercado único. También mejoran la seguridad vial y previenen los daños en las infraestructuras viarias. La Directiva también apoya el despliegue de vehículos de emisión cero y soluciones eficientes desde el punto de vista energético, como las cabinas aerodinámicas, y facilita el transporte intermodal. 

¿Por qué se está revisando la Directiva sobre pesos y dimensiones? 

Al proponer revisar las normas sobre emisiones de CO2 para los vehículos pesados, la Comisión propuso reducirlas en un 45 % de aquí a 2030 y en un 90 % de aquí a 2040, y estimular la adopción de camiones de emisión cero. La revisión de la Directiva sobre pesos y dimensiones es necesaria para proporcionar un marco único que incentive el despliegue de camiones de emisión cero en el mercado europeo. 

Una evaluación de 2022 de la Directiva actual concluyó que, si bien es eficaz para promover la seguridad vial, proteger las infraestructuras viarias y facilitar el uso de vehículos de carretera en el transporte intermodal contenerizado, no es suficiente para garantizar una competencia leal y fomentar el uso de tecnologías y dispositivos de emisión cero y de ahorro de energía. 

La evaluación permitió concluir que los incentivos para mejorar la eficiencia energética de las operaciones de transporte por carretera y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero eran insuficientes y no reflejaban las implicaciones prácticas del uso de nuevas tecnologías de emisión cero, que pueden ser más pesadas y ocupar más espacio que las tecnologías de los motores de combustión. 

Además, las excepciones nacionales que permiten la circulación de vehículos más largos o pesados han dado lugar a un mosaico de normas divergentes, lo que obstaculiza la fluidez del tráfico transfronterizo de vehículos pesados en la UE y provoca una pérdida de eficiencia operativa y energética. Esta combinación de requisitos nacionales, requisitos de la UE y acuerdos bilaterales, unida a las incertidumbres jurídicas, también ha dado lugar a una aplicación de la normativa ineficaz e incoherente, especialmente en el transporte transfronterizo. 

Los principales objetivos de la revisión de la Directiva son: 

  • eliminar los obstáculos reglamentarios y técnicos y ofrecer mayores incentivos para la adopción de tecnologías de emisión cero y dispositivos de ahorro de energía en el sector de los vehículos pesados; 
  • facilitar las operaciones intermodales; 
  • aclarar las normas sobre el uso de vehículos pesados más largos o pesados en las operaciones transfronterizas; 
  • lograr que la aplicación de la normativa sea más eficaz y eficiente. 

 ¿Cuáles son las propuestas específicas? 

La revisión aborda tres cuestiones clave: el comportamiento medioambiental del transporte de mercancías por carretera, las operaciones de transporte transfronterizo dentro del mercado único, y el cumplimiento de la normativa. 

Una de las medidas estratégicas propuestas consiste en permitir un peso y una longitud adicionales para los vehículos pesados de emisión cero. Esto no solo compensaría el peso de los grupos motopropulsores de emisión cero, sino que también permitiría una capacidad de carga adicional, lo que debería incentivar la adopción de vehículos pesados de emisión cero. 

Para promover el transporte intermodal, se permitirá una altura extra a fin de alojar contenedores de gran capacidad, y los camiones, semirremolques y remolques también se considerarán unidades de carga intermodales, de forma que puedan beneficiarse de la misma tolerancia de peso que los vehículos que transportan contenedores en operaciones intermodales. 

Para garantizar la fluidez de las operaciones transfronterizas realizadas con vehículos más largos o pesados, como los vehículos que transportan cargas indivisibles o los vehículos de transporte de automóviles, se simplificará el proceso de solicitud de permisos para el transporte de estas cargas y, en el caso de los vehículos de transporte de automóviles, se armonizará la longitud de las cargas que sobresalgan. 

Para reforzar el cumplimiento de la normativa, la propuesta establecerá un nivel mínimo común de controles para el cumplimiento de los límites de peso, así como para la instalación obligatoria de mecanismos de pesaje en las infraestructuras viarias que ayuden a detectar los vehículos sobrecargados durante los desplazamientos. 

¿Existen otras soluciones eficientes desde el punto de vista energético? 

Los camiones de emisión cero no se volverán omnipresentes de la noche a la mañana. Esta es la razón por la que la propuesta facilita el funcionamiento transfronterizo de las soluciones ya existentes eficientes desde el punto de vista energético, como el de los sistemas modulares europeos (conjuntos más largos o pesados de vehículos convencionales) entre los Estados miembros que actualmente los permiten. En general, el uso de los sistemas modulares europeos ofrece un ahorro en el consumo de energía y, por ende, una reducción de las emisiones de CO2, pues permite transportar la misma cantidad de carga en menos viajes. 

Por lo tanto, seguirá siendo posible utilizar vehículos más largos o pesados, como los sistemas modulares europeos o los vehículos de 44 t, entre aquellos Estados miembros cuyas normas operativas (infraestructuras) y técnicas (pesos y dimensiones) sean adecuadas y compatibles. 

¿Perderán los Estados miembros las excepciones existentes? 

La variedad de normas y casos nacionales en la UE ha demostrado que no existe una solución única para todos.

Las normas relativas a las infraestructuras y las condiciones operativas varían de un Estado miembro a otro. Por lo tanto, la revisión de la Directiva mantendrá la flexibilidad actual de los Estados miembros a la hora de permitir unos límites de peso y dimensiones más elevados para los vehículos pesados en el tráfico nacional. No obstante, es necesario aclarar el uso de tales vehículos en el transporte transfronterizo.

La revisión deja claro que esos vehículos pueden utilizarse en operaciones internacionales entre Estados miembros vecinos que los autoricen a circular en sus territorios. Sin embargo, los pesos y dimensiones de dichos vehículos deben ser compatibles con los límites nacionales aplicables en los Estados miembros que participen en tales operaciones internacionales. Por ejemplo, si un Estado miembro permite conjuntos de vehículos de 25,25 m de longitud y 46 t de peso, y un Estado miembro vecino permite conjuntos de vehículos de 25,25 m de longitud y 50 t de peso, los vehículos utilizados en el tráfico transfronterizo entre esos Estados miembros no deben superar el límite de peso común de 46 t. 

¿Cómo prioriza y promueve la eficiencia energética la revisión propuesta de la Directiva sobre pesos y dimensiones? 

La revisión proporcionará un incentivo directo para invertir en vehículos pesados de emisión cero, pues permitirá que pesen 4 toneladas adicionales (por encima del máximo autorizado de 40 t para los vehículos pesados). Este peso extra no solo compensará plenamente el peso de la tecnología de emisión cero, sino que, una vez que la tecnología sea más ligera, también permitirá una carga útil adicional. También se espera que esto incentive la adopción de cabinas y dispositivos aerodinámicos, lo que puede ayudar a reducir el consumo de energía, aumentando así el alcance y la eficiencia de los grupos motopropulsores de emisión cero. 

La revisión eleva el límite de peso de los vehículos de emisión cero desde las actuales 42 t hasta las 44 t, independientemente del peso real de la tecnología de emisión cero. Esto significa que, si la tecnología se vuelve más ligera, los operadores ganarán más peso de carga y, por tanto, más capacidad de carga. También se prevén incentivos para el transporte intermodal. Por ejemplo, los transportistas por carretera que utilicen sus camiones, remolques y semirremolques en operaciones intermodales se beneficiarán de un peso adicional de 4 toneladas, tal como se permite en la actualidad únicamente para los vehículos que transportan mercancías en contenedores o cajas móviles en el transporte intermodal. Además, se permitirá una altura adicional para el transporte de contenedores de gran capacidad, lo que permitirá que los vehículos estándar puedan participar en este tipo de transporte intermodal. 

Se espera que todas estas medidas reduzcan el consumo de energía en 12 millones de toneladas equivalentes de petróleo durante el período 2025-2050. 

¿Cuál es el impacto ambiental cuantificado de esta propuesta? 

De manera acumulativa, entre 2025 y 2050, la revisión contribuirá a reducir las emisiones de CO2 en 27,8 millones de toneladas (un 1,2 % de las emisiones de CO2 proceden del transporte de mercancías). Esta reducción de las emisiones de CO2 se debe al mayor uso de vehículos pesados de emisión cero (en toneladas-kilómetro), al paso del transporte exclusivamente por carretera al transporte intermodal, y a la disminución del número de viajes realizados tanto por los vehículos diésel convencionales como por los vehículos de emisión cero (gracias al aumento de la carga útil, que permite transportar la misma cantidad de carga en menos viajes). Se estima que el ahorro de costes externos de las emisiones de CO2 será de 3 500 millones de euros (expresados como valor actual durante el período 2025-2050). El ahorro correspondiente a las emisiones de contaminantes atmosféricos se estima en 2 100 millones de euros, y el correspondiente a las emisiones sonoras, en 700 millones de euros. 

¿Cómo beneficiará la revisión a las operaciones intermodales? 

Las opciones de transporte intermodal son esenciales para un sistema de transporte sostenible y eficiente. El sector de los vehículos pesados complementa el transporte ferroviario y el acuático, que pueden utilizarse conjuntamente para aumentar la eficiencia: el ferrocarril y las vías navegables para el transporte de larga distancia, y los vehículos pesados para las entregas de tipo «primer y último kilómetro». 

Al permitir que los vehículos pesados transporten más carga, pueden utilizarse para transportar carga desde y hacia los depósitos ferroviarios y los puertos, mejorando así la eficiencia global. Este enfoque también contribuirá a reducir la congestión y las emisiones en las carreteras. 

Al permitir una altura adicional para los vehículos que transporten contenedores de gran capacidad y un peso adicional para los camiones, remolques y semirremolques utilizados en las operaciones intermodales no contenerizadas, la Directiva revisada permitirá que más transportistas por carretera y más vehículos de carretera participen en las operaciones intermodales. 

¿Cuál es el impacto previsto en la seguridad vial? 

La Directiva sobre pesos y dimensiones incluye requisitos técnicos y de control destinados a garantizar la seguridad de todos los usuarios de la vía pública. Al velar por el cumplimiento de estos requisitos, podemos garantizar que los vehículos pesados funcionen de manera segura y eficiente en la red de carreteras. 

Por lo general, los conjuntos de sistemas modulares europeos solo están permitidos en determinadas rutas. Normalmente incluyen carreteras de gran capacidad que bordean los centros urbanos, evitando así el contacto con los usuarios vulnerables de la vía pública, como peatones y ciclistas. Los requisitos especiales para el transporte con sistemas modulares europeos también implican que los operadores suelen desplegar vehículos más nuevos equipados con los últimos sistemas de seguridad, operados por conductores especialmente cualificados, experimentados y formados, lo que mejora la seguridad general. 

El uso (obligatorio) de tecnologías modernas, como los sistemas de frenado de emergencia, el control de estabilidad, las cámaras laterales y los sistemas de mantenimiento del carril, también puede mejorar la seguridad de las operaciones, tanto de los vehículos pesados como de los sistemas modulares europeos. 

¿Cómo contribuirá la propuesta a reducir las cargas administrativas para los operadores? 

La propuesta reducirá significativamente las cargas administrativas para los transportistas por carretera, en unos 4 400 millones de euros. Estos ahorros están vinculados a dos medidas clave de armonización: la simplificación de los procedimientos de solicitud de permisos de transporte atípico y la eliminación de la necesidad de un permiso para utilizar camiones más altos para transportar contenedores de gran capacidad en el transporte intermodal. 

El segmento del transporte atípico es crucial para la economía europea. Por ejemplo, los sectores de la energía, la construcción y la producción dependen especialmente de un suministro previsible y oportuno de turbinas eólicas, grandes equipos industriales y estructuras de hormigón. A fin de reducir las cargas administrativas y los costes que asumen los operadores por los requisitos y procedimientos nacionales divergentes para solicitar permisos para el transporte atípico, la propuesta introduce un enfoque de ventanilla única y exige la convergencia de los requisitos nacionales en materia de permisos, como la señalización o el marcado de los vehículos. Esto significa que, para solicitar un permiso nacional, el operador enviará un formulario de solicitud normalizado a través de una ventanilla única a nivel nacional, incluida toda la información necesaria sobre las rutas, así como los requisitos técnicos y de seguridad que deben cumplirse, para recibir el permiso. 

La eliminación de los permisos para utilizar contenedores de gran capacidad está vinculada a otra medida, que permite una altura extra de 30 cm para que los vehículos estándar puedan transportar contenedores de gran capacidad. Estos contenedores pueden transportarse con arreglo a la Directiva actual, bien por vehículos especiales (remolques de ruedas bajas) que cumplan los límites de altura máxima, bien por vehículos estándar. En este caso, necesitan un permiso para superar el límite de altura. 

¿Cómo apoyará la revisión a los Estados miembros en la aplicación de las normas de transporte por carretera? 

La aplicación de las normas de transporte por carretera es responsabilidad de los Estados miembros, principalmente. Para garantizar la coherencia y la eficacia de los controles en toda la UE, la revisión establece los requisitos mínimos de número y tipo de controles que deben llevarse a cabo. El Reglamento RTE-T hace obligatorio instalar un mecanismo de pesaje en las infraestructuras viarias para la red RTE-T. A fin de abordar los controles de los vehículos sobrecargados, esta revisión permite el uso de sistemas de «pesaje en movimiento», para detectar un vehículo sobrecargado mientras está en movimiento e identificarlo para someterlo a controles en carretera exhaustivos. 

Además, al aclarar las normas aplicables a las operaciones transfronterizas con vehículos más largos o pesados, la revisión eliminará las interpretaciones y prácticas de control nacionales divergentes, haciendo que la aplicación transfronteriza de las normas sea más coherente. 

La revisión logra un equilibrio entre, por un lado, el establecimiento de normas mínimas a nivel de la UE para el cumplimiento de las normas y, por otro lado, la flexibilidad concedida a los Estados miembros para que introduzcan soluciones más ambiciosas, como la aplicación directa a través de los sistemas certificados de pesaje en movimiento. Esto podría eliminar la necesidad de realizar controles físicos en carretera con básculas certificadas para determinar las infracciones y las multas. 

  La revisión, ¿aborda también los vehículos comerciales ligeros (categoría M1/N1)? 

La Directiva sobre pesos y dimensiones y, por ende, su revisión se aplican a los vehículos de las categorías M2/M3 y N2/N3 (vehículos pesados), así como a sus remolques de las categorías 03/04. Las excepciones concedidas en relación con el peso máximo para los vehículos de combustibles alternativos y los vehículos de emisión cero también se aplican únicamente a esas categorías de vehículos. Actualmente no se ha previsto un marco jurídico equivalente para los vehículos de la categoría M1/N1. 

  

¡Compártelo!
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

Te puede interesar...